Una casa para
cada hogar

Fabricando un mejor futuro mediante la construcción anual de una vivienda digna para una familia guatemalteca.

Nuestros viajes de conservación a diferentes hábitats dentro del territorio guatemalteco nos ponen en contacto con muchas personas de diversos orígenes. Aunque Guatemala es un país rico y diverso en recursos naturales y humanos, sufre altas tasas de pobreza, con aproximadamente el 60.0% de la población viviendo en la pobreza de los cuales 23.4% se considera que vive en pobreza extrema. Esto garantiza que haya personas con serias deficiencias y necesidades de vivienda.

 

La pobreza extrema puede obligar a las personas a depender de medios de vida que no son sostenibles a largo plazo, ni para el medio ambiente ni para las familias. Las condiciones de la vivienda son la base de muchos factores trascendentes para el desarrollo integral como el estado físico, emocional y cognitivo.

Proporcionar una vivienda digna es una de las mejores formas de combatir la pobreza y promover el desarrollo. Convencidos que la conservación de la biodiversidad y el desarrollo humano son complementarios entre sí, cada año construimos una casa para mejorar la calidad de vida de una familia en crisis.

 

Las familias que apoyamos trabajan duro para dar mejores oportunidades a sus seres queridos, y tienen la capacidad de mantener la alegría y la esperanza incluso en los momentos más difíciles. Por eso para nosotros es un honor ayudarlas y brindarle a una familia que ya tiene un hogar amoroso; vivienda digna.

Antes

Después